laura

CONCURSO: UNA POSIBLE SOLUCIÓN

Hace unos meses se prorrogó la moratoria para presentar concurso. Una vez finalice, se prevé que aumente el número de empresas que caerán en esta situación

Cuando una empresa está en dificultades, la ley establece un procedimiento especial para superar la situación: la declaración de concurso de acreedores. Con el concurso se detienen todos los pagos anteriores, con la finalidad de intentar llegar a un acuerdo con los acreedores sobre una reducción de la deuda, o un aplazamiento, o ambas cosas a la vez. A estos efectos:

  • Una vez se manifieste una desatención generalizada de pagos, el administrador de la empresa deudora tiene dos meses para solicitar el concurso voluntario. Si no lo hace, puede llegar a ser declarado responsable de las deudas sociales, por no haber actuado con diligencia.
  • La solicitud también puede ser presentada por algún acreedor (en estos casos el concurso se denomina “necesario”).

Debido a la crisis económica derivada del COVID-19, los plazos para la solicitud de concurso quedaron suspendidos hasta el 14 de marzo de 2021 (de manera que el administrador no incurre en responsabilidad si espera hasta dicha fecha para presentar la solicitud). Del mismo modo, también se suspendió hasta esa fecha la tramitación de las solicitudes de concurso necesario presentadas por los acreedores desde el 14 de marzo de 2020.

Todo el procedimiento concursal está enfocado a conseguir un acuerdo con los acreedores para asegurar la continuidad de la actividad. Y si dicho acuerdo no es posible, se procede a liquidar de forma ordenada la sociedad, evitando “carreras” entre los acreedores que podrían perjudicar a unos en beneficio de otros. 



ERTE y como va a afectar a mi declaración de la renta

Los trabajadores que han estado en ERTE y han recibido una prestación del SEPE tiene que tener en cuenta que es posible que, al tener dos pagadores, deban pagar a Hacienda una pequeña cantidad en la declaración de este año.

El problema es que el SEPE no aplica la retención del impuesto del IRPF (en el caso de la prestación de los ERTE), cosa que sí que hacen las empresas en la nómina de los trabajadores. Lo que hará que en algunos casos a estos trabajadores les salga a pagar en su declaración de la renta.

Cuando se tienen dos pagadores es más frecuente que la declaración te salga a pagar. El motivo suele ser que el segundo pagador realiza las retenciones como si fuera el único pagador del año, sin tener en cuenta los ingresos provenientes de otros pagadores, y por lo tanto, aplica un porcentaje de retención menor.

Lo que ocurre es que el SEPE está considerado como un pagador y los trabajadores en ERTE, durante el año 2020, habrán recibido dinero de dos empresas: de la suya hasta el momento del ERTE, y del SEPE. En todos estos casos, la cantidad obligatoria para hacer la declaración de la renta es de 14.000 euros siempre y cuando se hayan recibido mas de 1.500€ del segundo pagador , por lo que multitud de personas que hayan estado en ERTE, o que se encuentren en ERTE actualmente, tendrán que hacer la declaración de la renta de manera obligatoria.

Si es tu caso o no lo tienes claro no dudes en contactar con nuestro departamento tributario.



PAGOS A CUENTA DEL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES

Durante este mes de febrero las empresas pueden elegir qué sistema de pagos a cuenta desean aplicar en 2021

Si en 2020 el volumen de operaciones de su empresa no superó los seis millones de euros, durante este mes de febrero puede presentar un modelo 036 y elegir la modalidad de cálculo de los pagos a cuenta del Impuesto sobre Sociedades para el año 2021 (si no dice nada, en general le será de aplicación el mismo sistema que el año pasado).

 A la hora de decidir qué modalidad le conviene, recuerde:

  • Sistema de cuotas. Si opta por el «sistema de cuotas», en los pagos a cuenta de abril, octubre y diciembre deberá satisfacer un 18% del importe de la cuota a ingresar (casilla 599) de la última declaración presentada del Impuesto sobre Sociedades.
  • Sistema de bases. Si opta por el «sistema de bases», al calcular los pagos a cuenta deberá aplicar un tipo del 17% sobre la base imponible acumulada del ejercicio en curso, pudiendo deducir del resultado obtenido las retenciones e ingresos a cuenta soportados y los pagos fraccionados previamente realizados.

Si su empresa facturó más de seis millones de euros en 2019, en 2020 tuvo que aplicar el sistema de bases de forma obligatoria. Pues bien, si a causa de la crisis económica su cifra de negocios en 2020 ha disminuido por debajo de ese importe, salvo que solicite lo contrario, en 2021 le será aplicable el sistema de cuotas. Por tanto, si desea seguir aplicando el sistema de bases en 2021 (como en los años anteriores), deberá comunicarlo a Hacienda durante este mes de febrero a través del modelo 036.



CIERRE DE CUENTAS

Optimice la factura del Impuesto sobre Sociedades de 2020

Durante las próximas semanas las empresas van a cerrar las cuentas de 2020. Y si han tenido beneficios van a tener que hacer frente al Impuesto sobre Sociedades, con el consiguiente desembolso en un momento en el que, por la crisis sanitaria, conviene reducir las salidas de fondos. 

Pues bien, una revisión completa de la contabilidad y de los incentivos fiscales aplicables puede suponerles un importante ahorro en dicho impuesto. En ocasiones, la simple aplicación correcta de las normas contables ya puede suponer ahorros. Por ejemplo:

  • En materia de amortizaciones, revisando si se están aplicando los coeficientes máximos permitidos por la ley, o si es posible aplicar la amortización degresiva sobre determinados activos, por ejemplo.
  • O si se están computando los deterioros de determinados activos (por ejemplo, si la empresa tiene clientes morosos, o si tiene existencias obsoletas), o si  existen obligaciones que puedan materializarse en el futuro (provisiones),
  • O si los gastos se están computando en el momento en que se devengan. En materia de gastos de personal, por ejemplo, muchas veces es posible periodificar y computar como gasto una parte de las pagas extras del ejercicio siguiente.

En otros casos los incentivos no se aplican en la contabilidad, sino a través de ajustes en la declaración del Impuesto sobre Sociedades (la libertad de amortización o la amortización doble de pymes, por ejemplo; o las reservas de capitalización y nivelación). En estos supuestos, al cierre del ejercicio debe computarse el impacto que estos ajustes van a tener en el pago del impuesto.



PLAN DE CONTROL TRIBUTARIO

Recientemente se ha publicado el Plan de Control Tributario para 2021

Dicho Plan establece las directrices básicas que seguirá la Agencia Tributaria en materia de comprobación y recaudación. En materia de comprobación, se pondrá énfasis, entre otros aspectos, en las siguientes actuaciones:

  • Control de los sectores en los que existe una mayor incidencia de la economía sumergida
  • Control de las posibles manipulaciones en sistemas informáticos que persigan la ocultación de una parte de las ventas de la actividad.
  • Control de aquellos sectores en los que, por existir un alto porcentaje de clientes que son consumidores finales, se puede producir una falta de repercusión efectiva del IVA
  • Control de sociedades que no tienen una estructura productiva real y que persiguen ocultar rentas efectivamente obtenidas por personas físicas.

En materia de recaudación, Hacienda pondrá énfasis en la persecución de actividades que busquen dificultarla:

  • Se controlarán especialmente las operaciones que persigan el “vaciamiento patrimonial” de los deudores de Hacienda (compraventas simuladas, donaciones…).
  • Hacienda utilizará, allí donde la ley lo permita, la figura de la “derivación de responsabilidad hacia terceros”, y destinará recursos a demostrar la concurrencia de los supuestos que permitan acudir a dicha derivación.
  • En el inicio de los procedimientos de recaudación, se solicitarán medidas cautelares, con el fin de evitar las operaciones de “vaciamiento patrimonial” indicadas más arriba.

Se perseguirán especialmente a los deudores aparentemente insolventes, controlando las sucesivas sociedades que puedan ir creando.