laura

UN SOCIO HACE LA COMPETENCIA A LA EMPRESA

Vea cómo actuar si uno de los socios de su empresa les está haciendo la competencia

Si la persona que está haciendo la competencia únicamente es socio (y no administrador), en principio no podrán expulsarlo. Sólo podrían hacerlo si en los estatutos se hubiese establecido como prestación accesoria que los socios no pueden competir con la sociedad, o si se hubiese establecido como causa de exclusión que un socio haga la competencia.

  • No obstante, sí que pueden exigirle responsabilidades si está incurriendo en competencia desleal. Sería el caso, por ejemplo, de que este socio estuviese captando clientes haciéndoles creer que los servicios se los va a prestar la sociedad y no él.
  • También pueden exigirle una indemnización si firmaron un pacto de socios y en él todos los partícipes se comprometieron a no competir con la sociedad.

En caso de que este socio sea también administrador de la sociedad, si tienen una causa legal para excluirle (pagándole el valor de sus participaciones), ya que el administrador de una SA o SL no puede realizar actividades que compitan con la sociedad (salvo que obtenga la autorización de ésta y siempre que no le cause un perjuicio). Ello, sin perjuicio de exigirle una indemnización por los daños que haya causado a la sociedad al haber infringido la prohibición de competencia. 



EL BANCO PIDE GARANTÍAS

Si su banco le solicita que avale las operaciones de su SA o SL, analice sus alternativas…

Muchas empresas tienen asumido que, al solicitar financiación, el banco les pedirá que algún socio avale la operación. Antes de poner en riesgo el patrimonio personal del socio, analice posibles alternativas:

  • Avales del Estado. Recuerde que existen líneas de financiación aprobadas a causa del Covid-19 que están avaladas por el Estado hasta un 80% del importe solicitado.
  • Sociedades de Garantía Recíproca. Otra opción es la de solicitar un aval a una sociedad de garantía recíproca. Se trata de entidades financieras sin ánimo de lucro que prestan avales a las empresas (encontrará un buscador de este tipo de sociedades en www.cesgar.es).

Si no le es posible acceder a estos avales, negocie con su entidad financiera. En general, los avales son solidarios (lo cual implica que el avalista responde del 100% de la deuda), pero ello no es imprescindible. Por ejemplo:  

  • Si su empresa no presenta incidencias previas y tiene un balance saneado, intente negociar la ausencia de aval. Presente datos específicos de la operación a financiar y una previsión de tesorería razonable, para demostrar que no se producirán problemas de liquidez.
  • Si ello no es posible, negocie que el avalista responda sólo con un bien concreto. Por ejemplo, pignorando un depósito bancario de su titularidad).
  • Si en su empresa son varios socios, evite el aval solidario y negocie que todos los socios respondan de forma mancomunada. De esta forma cada socio responderá de la deuda en la misma proporción que tenga en el capital de la empresa.